Preguntas frecuentes: Blanqueamiento

¿Qué es?

Es un tratamiento dental estético que logra reducir varios tonos el color original de las piezas dentales.

¿Afecta al esmalte?

Este tratamiento no afecta al esmalte, que permanece intacto, solo en algunos casos puede aparecer cierta sensibilidad post-tratamiento, que desaparece por si sola.

En realidad no es un “blanqueamiento” del diente, sino un aclaramiento del tono del mismo.

¿Qué oscurece los dientes?

El tono viene determinado por el color de la dentina. Se oscurece porque al envejecer el esmalte se hace más traslúcido y, además, influyen mucho los hábitos alimenticios, y el hecho de si somos o no fumadores.

¿Qué tratamientos existen?

Estos tratamientos «mal realizados» o realizados por personas no cualificadas, pueden tener consecuencias irreversibles a nivel dentario, por lo que es necesario que antes de su realización se haga un examen de la salud bucodental del paciente, y un diagnóstico. No se puede hacer un blanqueamiento con un problema en las encías, con una periodontitis, con caries avanzadas o con pulpitis ya que si se hace se pueden agravar de manera importante esas patologías y, además, no conseguir un efecto satisfactorio.

  • Lo más habitual es utilizar una técnica mixta, es decir, con tratamiento en la clínica y en casa.

En primer lugar, y tras el diagnostico y el examen de salud oral imprescindible, es necesario proteger las encías utilizando un protector gingival y los ojos con unas gafas especiales.

A continuación se aplica el producto blanqueante, peróxido de hidrógeno en alta concentración, y la aplicación de luz fría o lámpara LED, que lo activa.  La acción del producto activado es abrir el poro del esmalte, para conseguir así blanquear la dentina.

Normalmente requiere de unas dos o tres sesiones, depende de cada caso, de aproximadamente unos 20 minutos.

El tratamiento en casa, a modo de refuerzo, se realiza por medio de unas férulas con producto que han de ponerse durante dos o tres noches para dormir, o bien durante unas horas por la tarde. Llevan el mismo producto blanqueante, pero con menos concentración de peróxido de hidrógeno.

Se puede volver a poner la férula pasados unos meses como recordatorio, si notamos que se pierde algo el color.

  • Tratamiento en domicilio

Deben realizarse una férulas de la boca del paciente, para que el ajuste sea perfecto.

Se aplicará peróxido de carbamida en la férula de nuestra boca hecha a medida durante dos horas al día, durante 15 dia.

Hay que rechazar  los productos que aseguran que ayudan a blanquear los dientes, dado que no suelen contener la mínima concentración de productos blanqueadores e, incluso, algunos contienen elementos como la «piedra pómez» que «desgasta» la primera superficie del esmalte, debilitando así la estructura dentaria de una manera «irreversible».

Los blanqueamientos dentales pueden provocar quemaduras, llagas y problemas irreversibles en dientes y encías, por esto es imprescindible que sean realizados por profesionales cualificados, en centros autorizados y a que los productos que se utilizan cuenten con las concentraciones adecuadas legales.

¿Qué necesito saber?

Estos tratamientos no cambian el color del diente, sino que lo aclaran. Si un paciente tiene un color amarillo, después del tratamiento tendrá el mismo color pero mas claro.

Hay alimentos que pueden influir de forma negativa en el color de nuestros dientes como el
vino tinto, té, café, bebidas carbonatadas, tomate, curry, fresa, frambuesa… y, por supuesto, el tabaco.

El blanqueamiento es una técnica estética y en ningún caso sustituye a una limpieza. La limpieza elimina bacterias, refuerza el esmalte y protege a los dientes. Es aconsejable realizar una limpieza antes de proceder a un blanqueamiento.

No todos los colores de dientes son iguales y todo depende del esmalte que tenga cada persona. Cuando ese “blanco” del diente se transforma en obsesión es lo que se ha llamado ‘blancorexia’ y que consiste en querer alcanzar un tono de diente muy blanco. La obsesión por ese “blanco perfecto” puede traer consigo una serie de problemas en la salud dental.

Es necesario advertir a la sociedad de que estas terapias tienen sus limitaciones y de que «no todas las personas responden igual a las mismas».

Quien quiere diferenciarse ofreciendo estos tratamientos con un precio excesivamente bajo, probablemente, o casi con toda seguridad, está encubriendo un deterioro en la calidad asistencial, y del producto utilizado»