IMPLANTES

El implante dental, es un producto sanitario diseñado para sustituir la raíz que falta y mantener el diente artificial en su sitio. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso. La superficie del implante puede presentar diferentes texturas y recubrimientos, utilizadas habitualmente para aumentar su adhesión al hueso (osteointegración si es de titanio y biointegración si se trata de un material cerámico).

Tras su colocación dentro del maxilar o de la mandíbula sirven para que, una vez que estén osteointegrados, den soporte a los nuevos dientes artificiales que irán unidos a ellos.

Al reponer los dientes perdidos por medio de implantes se conserva mayor cantidad de hueso alveolar ya que este se reabsorbe al no recibir ningún tipo de estímulo.

Atrofia maxilar. Falta de hueso para colocar implantes.

Cuando la cantidad de hueso para colocar implantes es insuficiente, utilizamos diferentes técnicas para solucionar el caso.

Injerto de hueso

Cuando hay un volumen de hueso escaso para colocar el implante se hace necesario el procedimiento de injerto de hueso. El hueso se injerta para proporcionar una base suficiente para que el implante alcance estabilidad a corto y largo plazo.

Elevación del seno maxilar

Cuando existe atrofia del hueso en el maxilar superior la técnica de elevación de seno permite el aumento de masa ósea con objeto de proporcionar una base adecuada a la colocación de un implante.

Implantes zigomáticos

En pacientes con atrofias extremas esta técnica avanzada permite colocar los implantes en el hueso del pómulo para eliminar la necesidad de injertos óseos y, por lo tanto, simplificar el tratamiento. El mismo día de la intervención, se coloca una prótesis fija sobre los implantes, que ofrece óptimas prestaciones estéticas y funcionales de manera inmediata.

Implantes pterigoideos

Son actualmente una alternativa de tratamiento de colocación de implantes dentales, en aquellos casos donde no es posible la colocación de implantes mediante un protocolo convencional en el maxilar. Pueden ser una alternativa a los injertos óseos y a la elevación de seno maxilar.